Romper la barrera del sonido esquiando en Port Comté

El día ha empezado glorioso, con esta pinta en la ventana de la habitación y en el desayuno:

Y como con todo lo que empieza bien tienes que hacer el máximo por que acabe bien, éste último día del minubetrip tenía que ser especial y terminar a lo grande. Menos mal que he cumplido con las espectativas.

Lo primero, esquí de fondo en Tuixent La Vansa, un deporte que oye, no es que intimide igual que el esquí alpino -lo que todos entendemos por “esquí” a bote pronto- pero tampoco estás a salvo de llevarte una buena castaña y la hiriente burla del prójimo, si es que le conoces. O si no lo conoces, pero es un poco malagente.

En cualquier caso tras éste paseo sobre esquí delgado y refinando nuestras técnicas de frenado de urgencia, continuamos nuestro camino haciendo unas paraditas para hacer fotos por el camino, que la verdad es que donde hemos ido, hemos flipado con lo que hemos visto por la ventana.

Pero lo bueno estaba a punto de ocurrir. Llegamos a Port Comté. Rutina habitual: nombre, botas, peso, esquís, casco para proteger éste melón que cargo sobre los hombros, y al lío.

Hacemos la primera bajada para calentar, una cuestecita verde sencilla. Todo bien, volvemos a subir, y hacemos otra verde al lado que también es muy facilita. Vamos a lo tocho, hacemos una subida en telesilla de entre 10 y 15 minutitos. Cuanto más subimos, menos claro lo veo, pero vigor.

Y al llegar arriba, una imagen tranquilizadora: Un bar. El qué hace un bar en la cima de una montaña con pistas para esquiar es algo que no tengo muy claro pero oye, si te entra la prisa por tomarte algo, ahí está.

Bueno, hicimos la bajada por una sencillita, La Serp, una pista que no dio mucha guerra hasta que al final de ella nos metimos por una zona donde la nieve iba blanda que no veas, y que terminaba en un cuestón de mucha velocidad.

Lo gordo vino cuando volvimos a subir, volvimos a ver el bar, y bajamos por una pista llamada la Rasa Coma, con mucha más pendiente, así que un subidón cuando conseguí llegar abajo agotado pero sin ninguna torta en mi cuenta. En éste punto, Ignacio hasta se vino arriba y se atrevió con un vídeo.

Esta pinta tiene la Rasa en uno de sus puntos más imponentes.

Al volver a subir fue cuando estábamos decidiendo si repetir una vez más ésta última pista o la anterior, más tranquila. Mi vigor estaba por las nubes y arriesgamos a hacer de nuevo la Rasa. Así podemos fardar más.

Al estar bajando en una de las cuestas más pendientes, se me cruzó uno y tuve que hacerle un quiebro rápido para no irme al suelo con él. Estaba en cuesta y en curva así que la cosa se puso muy turbia cuando empecé a embalarme a toda pastilla y no podía recuperar el control. En toda la semana, los esquís han ido a su bola muchas veces, y la lección que he aprendido es que hay que mantener el control, o al suelo. El suelo lo tengo muy visto así que lo mejor era intentar dar una lección de estilo a todos los que estaban allí y demostrar mi machotismo manteniéndome sobre esos esquís con dignidad.

Bajaba a toda pastilla, pasando el peso de un lado a otro y clavando los cantos muy poco a poco, intentando recuperar el control sin comprometer mi estabilidad. Pasé al lado de Ignacio y de Oscar a toda pastilla gritando “VIGOOOOOR!!!” y ellos me miraban con una mueca de “Diosmío se mata” y “De esta sí que no sale”. Pero salí, victorioso, ileso, y más flipado que nunca. Qué sensación tan grande cuando consigues superar un reto.

<blockquote class=”twitter-tweet”

Acabo de romper algo en Port Comté:LA BARRERA DEL SONIDO #EPICWIN #minubetrip

— Txema León (@soytxemaleon) January 31, 2014

</blockquote> No os podéis imaginar lo subido que me sentía.

Esta ha sido la última bajada del día y de la semana, porque Comté es la última pista que hemos visitado, y probablemente de la que guarde el recuerdo más grande. El subidón, el mantenerse ahí y el conseguir superar algo que sólo tres días atrás imponía y creía imposible.

Ha sido un Epic Win en toda regla, y para celebrarlo, Ignacio y yo nos calzamos la birra de la victoria. Nos la merecemos, por épicos, y por habernos mantenido a tope durante una semana y superar este reto.

Los novatos on fire celebrando la supervivencia tras el epic esquí con una victory beer! #minubetrip #lleida #nodabaisunduropornosotroseh? #confesad

A photo posted by Ignacio Izquierdo (@iizquierdo) on

Si, @OscarCastedo ya era un master pero @TxemaLeon y yo hemos dominado Port Ainé! #minubetrip #lleida #somosepicos

A photo posted by Ignacio Izquierdo (@iizquierdo) on

Volver