¿Es Milán una ciudad sin nada que ver?

En los últimos días vengo escuchando que Milán es una ciudad vacía, con poco o nada que ofrecer al visitante y que simplemente es una ciudad en la que se hace noche por no hacerla en alguna escala en el aeropuerto.

Yo no estoy de acuerdo con esta afirmación. En mi opinión, Milán es una ciudad que merece una visita tranquila y un par de días.

Qué ver en Milán

Milán tiene una belleza inherente. Una de las cosas que más me gustó fue el detalle de sus edificios. La arquitectura cambia totalmente un lugar y aunque no te fijes en todos los edificios, al andar esas cosas se notan. No por ello Milán deja de tener su encanto propio con algunos puntos merecedores de ser vistos.

Il Duomo de Milán es una de las catedrales más sobrecogedoras que he visto en mi vida, uno de esos pocos edificios que te llenan de emoción al verlo. A pesar de que en mi visita estaba en obras, pude apreciar la increíble cantidad de detalles de su fachada, y la asombrosa arquitectura interior.

La Galería de Vitorio Emmanuelle es una galería comercial que está justo al lado del Duomo. Realmente no da mucho más juego, es como un centro comercial pero de preciosos detalles. Por la noche es mucho más bonita.

El Cementerio Monumental de Milán es, hablando en plata, un cementerio de pijos. Es un cementerio en el que las familias de bien han ido encargando sus mausoleos para sus difuntos y el resto de su familia. Es bastante sorprendente de ver, desde los más clásicos hasta algunas composiciones acristaladas modernas. Sinceramente, uno de los sitios más interesantes para ver en Milán.

El Castello Sforzesco suele aparecer en las guías y recomendarse. Desde mi punto de vista, tiene un pase pero realmente no es algo que te vaya a llamar la atención especialmente.

El parque Sempione también lo oirás si preguntas o investigas un poco. Realmente es una gran extensión de césped que se va ramificando y por donde podrás pasear, con algunas esculturas abstractas - y no tanto - desperdigadas por todo el parque. Un buen sitio para relajarte unas horas y dar un paseo antes o después de comer.

Pero si hay algo que realmente te va a gustar en Milán, serán las pizzas, la pasta, y los gelatos (helados), como no podría ser de otra forma en Italia. Lo cierto es que te sonará a tópico pero ciertamente hay diferencia con comerlas en España y en muchos otros lugares, no tanto con la pizza aunque sí con la pasta y los helados. No puedes irte sin probarlo al menos una vez.

Particularmente no dá para mucho pero yo pienso que Milán es una ciudad digna de ver en la que parar al menos un par de días y verla tranquilamente, echar tus fotos, y disfrutar de la gastronomía.

¿Qué te parece Milán? ¿Qué es lo que más te ha gustado de esta ciudad italiana? Deja un comentario

Volver