Saca partido al mal tiempo en tu viaje

Al salir de viaje pocas veces pensamos en que el tiempo puede variar. Estos días, estamos viendo cómo el tiempo en España ha dado la vuelta de forma impensable. Hace mucho frío y llueve, casi de un día para otro.

Ya hemos hablado de cómo preparar la mochila y hemos comentado que tener en cuenta los cambios de temporal es necesario al viajar, pero ¿qué opciones tenemos cuando la lluvia nos pilla de repente?

  • Lo más básico es llevar un abrigo impermeable, aunque no lo utilicemos pero esté a mano por si pudiera hacernos falta.
  • Si no queremos cargar con un abrigo, llevar un poncho que ocupe menos espacio es siempre una buena opción, que además aligerará nuestra mochila.
  • Si no incurre mucho en tu presupuesto, siempre puedes comprar un poncho en tiendas locales, o en vendedores ambulantes, aunque los precios de éstos últimos seguramente sean bastante más caros que los de los primeros. Algunos albergues tienen puesto de venta en la recepción, tal vez sea posible comprarlo ahí y no tener que mojarte.
  • Pasar un rato charlando en el albergue, como siempre, es una buena opción, romper el hielo hablando del tiempo es realmente sencillo, y según en qué albergues puedes hacerlo tomando una cerveza, o un chocolate caliente. Si te gusta viajar sin saber a dónde, aprovecha estas conversaciones para averiguar qué ver en el sitio al que has llegado cuando haga mejor tiempo, o dónde ir después para ver algo interesante.
  • También puedes aprovechar para organizar la mochila que seguramente esté un poco caótica del trajín del viaje.
  • Algunos albergues dan acceso a internet, aprovecha para escribir a tu familia desde el extranjero, seguro que se alegran por saber de tí. Si no tienen internet, puedes llamar barato desde el extranjero comprando tarjetas de llamada, o con una tarjeta sim y un teléfono libre. En muchos países hay compañías en las que puedes comprar tarjetas prepago con el mismo dinero para llamadas que pagas.
  • Decide qué quieres ver basándote en lo que has visto, o pregunta a tus compañeros de viaje si saben de algo que les interese ver.
  • Descansa si te hace falta, pero no te encierres en la habitación para no hacer nada.

El mal tiempo no tiene por qué provocar que pierdas un día de viaje, pero tienes que tener buena actitud e intentar aprovechar las circunstancias. ¿Qué haces tú para aprovechar el tiempo cuando viajas?

Volver