Preparar una mochila para una escapada

Preparar la mochila para una escapada puede ser una tarea difícil si no sabes a qué vas a enfrentarte. Hay que ser muy previsor cuando vas a hacer un viaje corto, e intentar acertar de pleno con la ropa que te lleves.

Para un viaje a Granada de tres días completos viajando en avión pude permitirme llevar ropa, cámara de fotos y portátil todo en una misma mochila de tamaño mediano.

¿Cómo llevar portátil cámara y ropa en la misma mochila?

  • Lo primero que debes saber es cómo meter la ropa en la mochila correctamente, para aprovechar el espacio de tu bolsa al máximo.
  • Debes tener en cuenta el tiempo que va a hacer cuando llegues, yo llevé una camiseta corta para cada día, una camiseta larga, y una sudadera.
  • Colocándolo todo cuidadosa y ordenadamente conseguí meter también la cámara con un sólo objetivo -no tenía interés en llevar más puesto que no me iban a hacer falta. El portátil y su cable tienen un puesto de honor en mi mochila y van siempre ahí, por lo que no necesité mucho.
  • Los pantalones que llevé fueron unos vaqueros para todo el fin de semana, aunque si hubiera llovido o me hubiera mojado sé que me hubiera costado mucho secarlos. Los vaqueros son lo peor para viajar, tardan en secarse, pesan, y ocupan mucho espacio, pero qué puedo decir, ¡me encantan!
  • Llevé una toalla de mano enrollada para secarme y dentro de ella un gel y un champú pequeños, junto cono un desodorante roll-on pequeño.
  • Algo importante que olvidé fueron las chanclas para ducharme en el albergue, y que son algo bastante importante que me dejé con las prisas.

La ropa interior para el fin de semana no puede faltar, nada de “se puede reutilizar cuatro veces”, correctamente doblada y repartida no ocupa demasiado.

Los trucos de siempre siguen sirviendo

Enrollando la ropa y repartiéndola en la mochila, bien distribuida me dejó espacio para el portátil y la cámara, con el objetivo. La mochila que llevé no era nada especial, me costó 10 euros en una tienda de deportes y es la que uso en el día a día, y pasa sin problema por las medidas de Ryanair, por lo que era perfecta, pequeña y ligera. Pude cargar con ella todo el fin de semana sin que me molestara.

Meter la ropa en la mochila tiene algunos truquitos, pero sin dudas, si algo no os cabe tendréis que apretar un poco más para hacer hueco. La mochila tiene un espacio limitado y da igual si enrrolláis la ropa, si la metéis en bolsas y las hacéis el vacío, o lo que sea, símplemente procurad que cierre. Aunque sí que hay que contar con ordenarlo todo bien para que vaya lo más suelto posible, e intentar colocar la ropa de forma que pueda amortiguar los golpes que la cámara pudiera recibir.

Conclusión

No hace falta llevar dos maletas para pasar un fin de semana. Algunos dicen que lo que te cabe para pasar un fin de semana te sirve para pasar un mes, y personalmente estoy de acuerdo. Con un par de cosillas y con algún trabajo extra podemos viajar ligeros y cómodos, algo que se agradece una vez en pleno viaje. Cuanto menos mejor, pensad en esto cuando montéis la maleta.

¿Qué incluís en vuestra mochila cuando queréis viajar ligeros? ¿De qué prescindís? ¿Tenéis algún otro consejo para viajar ligeros? Cuéntanoslo en los comentarios.

Volver