Preparando una unidad USB para viajar

Hace unas semanas encontré una antiquísima memoria USB, de las primeras, de las caras con poca capacidad, que me compré con mi primer portátil cuando terminé el instituto -hacéos una idea-. Es una memoria muy pequeña pero que aparentemente aún funciona bien. A estas alturas, una memoria USB me supone más un problema que una solución para compartir archivos, pero pensé en darle alguna utilidad.

Mi opción fue transformarla en una unidad USB útil para el viajero. Hoy por hoy muchísima gente viaja con su portátil, entre otros muchos gadgets de viaje, y probablemente no necesitaréis algo así. Pero, ¿Y si se os rompe el portátil? Por una caída, por ejemplo, ¿o un robo?

¿Para qué necesito una memoria USB?

Si váis a un locutorio, un cyber, o cualquier sitio donde se compartan los ordenadores, vuestras claves -del banco si tenéis que anular vuestra tarjeta, de vuestro email, de vuestro facebook o tuenti- pueden ser leídas. Además, el tiempo que perdáis en cargar páginas y meter las claves es tiempo que tendréis que pagar, y los locutorios por lo general son caros. Carísimos.

¿Qué debo meter en mi USB nómada?

Para mí hay una herramienta fundamental: el navegador de internet. Prácticamente todas mis gestiones las hago con él y es lo primero que inicio y lo último que quito, y por eso si hay que elegir una aplicación y sólo una, sería esta. Yo recomiendo Google Chrome Portable, es el más rápido, el que menos ocupa y sirve para todo. Descárgalo e instálalo en tu USB.

Si tenéis espacio para más cosas, os recomiendo que también os bajéis 7-zip portable, para descomprimir archivos -nunca sabes cuándo te puede venir bien-, Clamwin portable, un antivirus para dar un repaso a tu memoria USB antes de desconectarla, por si el ordenador donde estás tiene guarrerías, y Pidgin portable, el messenger que se conecta a todo, para hablar con alguien que te pueda echar un cable. Ésta última la puedes intercambiar con Skype Portable para hablar en vez de escribir.

Hay todo tipo de aplicaciones que podéis llevaros en un USB, escoged las que mejor os vengan.

Ya he instalado todo, ahora, ¿qué hago con ello?

Pruébalo. Úsalo, aprende a usarlo y a sentirte cómodo con ello. Configúralo todo, la configuración que uses seguirá así cuando vayas a usarlo de nuevo. Métete en tus páginas guarda tus claves, y déjalo todo para que en el momento que necesites usarlo esté todo listo.

Yo dejo el navegador con todas mis claves guardadas, al iniciarlo se abren todas las páginas que puedo necesitar mirar -básicamente el correo- y mi méssenger está configurado para conectarse a MSN, GTalk, Facebook, y cuanta red pueda proporcionarme ayuda en caso de que la necesite.

Mucho ojo, con el tema de las claves, yo las guardo siendo consciente de que así tardaré menos tiempo en revisar lo que necesito pero hay claves que no se deben guardar, para empezar la del banco.

Ya funciona todo, ¿hemos terminado?

Si aún tienes espacio libre, guarda también documentación útil (la que comentábamos en el post para no quedarte tirado durante un viaje) en un fichero bajo contraseña dentro del USB, mucho más rápido que entrar a internet a por él.

Guarda tu memoria USB en un sitio donde puedas encontrarlo fácilmente cuando tengas que hacer la mochila. Yo lo guardo en la mochila directamente.

¿Utilizas este tipo de ideas cuando realizas tus viajes? ¿Qué crees tú que podría ser útil llevar si le pasara algo a tu portátil?

Volver