Lo que de verdad me importa de los viajes

Lo voy a confesar: antes de abrir este blog, nunca fui un gran viajero. Desde luego ya había hecho mi interraíl, y había vivido un mes y medio en Irlanda, pero aparte de eso, el tema de viajar nunca había estado muy presente en mi vida.

No fue hasta mi viaje a Tailandia que descubrí el viajar por uno mismo. En mi caso, por motivos personales que me llevaron a -alarma de topicazo- descubrir más sobre mí, y sobre lo que queria o necesitaba.

Buscaba algo que me empujara a salir de un agujero y lo conseguí. Y no fue por ver más cosas que nadie, ni por tener la experiencia más auténtica que nadie.

Ni siquiera fue una gran super revelación.

Fue darme cuenta de que de una manera o de otra, siempre conseguía salir adelante, y bastante bien.

Y que cuando pasaba algo malo, en realidad era una interesante lección.

Lo que más me transformó, y lo que mas me importa desde entonces, son las cosas que me ocurrieron en el viaje.

Como digo, no fueron las experiencias mas auténticas, ni el viaje mas completo en cosas que ver, pero me pasaron cosas, conocí gente, lo pasé bien y mal, y todo eso es lo que hizo que el viaje fuera genial.

Por eso ya no me preocupa perderme cosas, o entrar en un lugar que sea “typical for tourists”, sino sacar lo mejor de cada momento, porque siempre hay “algo que ganar, o algo que aprender”.

Volver