Día 2: De lava, surf y bodegas

La cosa ha empezado fuerte: Hemos madrugado un poquito para itr muy temprando a la Cueva de los Verdes, formada totalmente sin agua y muy diferente a cualquier cueva que hubiera visto hasta ahora. En realidad es un túnel de formación volcánica, y uno de los pocos visitables del mundo. Su visita encierra un secreto que sólo se puede descubrir visitándola.

Cueva de los Verdes, Lanzarote

Justo en frente visitamos los Jameos del Agua, actualmente zona de eventos a los que debe ser una gozada asistir porque el sitio es impresionante.

Jameos del Agua

Después fuimos a una de las cosas que más me apetecía probar: Surf en Famara. Nunca había probado el surf y debo decir que tampoco salí de allí siendo ningún maestro. No conseguí levantarme ni una vez de la tabla pero eso sí, me divertí como un enano.

Como ya se iba haciendo la hora de comer, fuimos al Restaurante Lagomar, que también es una casa-museo, donde vivió Omar Sharif el de Lawrence de Arabia, y es digna de ser vista. Vivir ahí debe ser garantía de tranquilidad. Hoy por hoy sirven platos exquisitos en un ambiente precioso.

Restaurante Lagomar

Por la tarde quisimos cambiar un poco la temática y ya que en Lanzarote hay buenos vinos, quisimos conocer algunas de las bodegas más emblemáticas de la Isla.

Nuestra primera parada fue en las Bodegas el Grifo, que tienen una parte de museo orientada a enseñar instrumentos con los que se hacía el vino tradicionalmente y con los que se estudiaba su calidad, además de sus viñas. Tras la visita, pudimos probar uno de sus blancos. Estaba tan rico que tardé poco en terminármelo.

Bodega el Grifo

Tras El Grifo, nos acercamos hasta Stratvs. Tanto Pak como yo ya habíamos estado y sabíamos lo que nos íbamos a encontrar: Una bodega fantástica tanto estética como “enológicamente”. Además tiene dos restaurantes estupendos, uno al aire libre ideal para comidas, y uno de interior perfecto para cenas. Podríamos habernos quedado allí a cenar pero nuestros planes eran otros. Nos tomamos otro de sus blanquitos, y continuamos.

Minubetrip Lanzarote, Bodega Stratvs, Lanzarote

El primer día de nuestro viaje probé un Spa antes de cenar. Me gustó tanto que me pareció una buena idea pasar por el hotel, el Finca de las Salinas, para estar un rato en sus instalaciones y luego pasar a cenar en su restaurante, donde comimos algunos platitos típicos canarios.

Casa Rural Finca las Salinas

En la variedad está el gusto, y creo que la combinación lava-vino funciona para hacer una visita de este tipo. Combinados con estos restaurantes y un alojamiento que te permita relajarte y descansar, se convierte en un plan redondo.

¿Qué más hubieras añadido a un día como éste?

Volver