Día 11: Pateos rurales y grandes resorts

La segunda semana se acababa y nosotros seguíamos conociendo muchas cosas.

En nuestro undécimo día desayunamos en Fonda de la Tea, un pequeño hotelito rural cuya dueña, Fina, llena de alegría todos los días, y que tiene unas vistas increíbles.

Hotel Rural Fonda de la Tea

De ahí salimos hacia el parador de Tejeda, donde me dí un baño en su piscina al aire libre y luego tomé algo en su terraza. Ambos con las espectaculares vistas de las que disfruta éste rincón.

Parador de Tejeda

El paisaje en esta zona es fenomenal, hicimos una caminata por la Caldera de Tejeda con Álvaro de Limonium que nos enseñó un recorrido cortito en el que pudimos hacer algunas fotos que me encantaron.

Pateo Caldera de Tejeda

Nos esperaba un largo trayecto hasta el sur, así que Pak y yo comenzamos a contarnos anécdotas de viajes mientras pasábamos kilómetros y llegábamos al Lopesan Costa Meloneras.

Hotel Lopesan Costa Meloneras

Dejamos las maletas y de ahí fuimos al Gloria Palace Amadores para un masaje relajante con unas incomparables vistas al mar.

Sin título

Terminamos el día en el restaurante Kaia del Gloria Palace Hotel Royal. Nos pusieron una cena de platos típicos canarios y el jefe de cocina -que fue el que nos lo preparó- nos fue contando la elaboración de todo. Poco a poco cogimos confianza con él hasta que al final acabamos charlando de cómo es trabajar en un hotel para una gran cadena y de viajes. José, el sumiller, también estuvo en la conversación y al terminar la noche nos ofreció unas copas de sorbete que él prepara. Los clientes ven ésto como un show y la verdad es que el tío lo hace de un modo único.

Restaurante Kaia

El día comenzó en un hotel rural y terminó en varios grandes resorts. ¿A tí qué te va más?

Volver