6 cosas que intento averiguar antes de reservar el albergue

Cuando buscamos alojamiento, sobretodo si somos viajeros poco experimentados, buscamos un lugar donde dormir cuanto más barato mejor. Muchas veces el desconocimiento de la zona y el afán de ahorrar para alargar el viaje todo lo posible nos hace escoger lo primero que encontramos por cuatro duros.

Hay que tener presente que aunque los albergues normalmente tienen un buen precio, no significa que no los haya mejores o peores. Muchas veces un euro o dos más por noche pueden marcar una gran diferencia.

Pregunta si el albergue está cerca del centro, especialmente si es un viaje con amigos y el propósito principal es salir de fiesta y divertirse, sobretodo para no tener que volver de la zona de marcha en mal estado.Las zonas de marcha suelen estar cerca de los centros de la ciudad. Un viaje para conocer ciudades te permite que tu albergue pueda estar más lejos del centro en una zona más tranquila y donde podrás ver zonas menos afectadas por el turismo.

Sin duda otro dato que debes conocer son las dificultades para llegar al albergue. Me pasó en mi último viaje a Granada, el albergue que escogió uno de mis amigos estaba muy cerca del centro, en pleno Albayzín, pero con cinco minutos de empinada pendiente. El resultado fue que cuando salíamos no volvíamos a menos que fuera imprescindible, y que por las noches nos planteáramos muy seriamente el salir.

Si hay algún tipo de dificultades como las mencionadas, averigua si el albergue tiene otros servicios integrados. Hoy por hoy los albergues son casi como hoteles aunque menos lujosos, pero que aún así integran muchos servicios, principalmente el de bar, aunque no tiene por qué quedarse ahí. ¿Qué necesidades vas a tener durante el viaje? Piensa en ello y averigua si el albergue que tienes puede cubrirlas o al menos los locales que tenga alrededor por si no pudieras o quisieras salir de él algún día. Particularmente, prefiero que el albergue sólo me permita dormir y ducharme en él. Apalancarse en el albergue es como apalancarse en casa, y para eso no hace falta ir de viaje.

¿Qué locales hay alrededor del albergue? Tener cerca un mercado, por ejemplo, te será muy útil para no tener que recorrer largas caminatas para poder tener algo que cocinar y llevarte a la boca. Si no te gusta cocinar, no es necesario que tengas un restaurante cerca si vas a estar moviéndote de aquí para allá durante el día.

¿Hay servicio de lavandería? Y si lo hay, ¿se puede lavar la ropa en la ducha? Me ocurrió en el mismo viaje a Granada que el albergue ofrecía un servicio de lavandería, por lo que lavar la ropa por tu cuenta estaba prohibido, intentando así sacar algo de dinero extra gracias a este servicio. De todas formas, no creo que nadie vaya a entrar en la ducha mientras estás dentro para comprobar si estás lavando algo de ropa, y escondiendo un poco debajo de la toalla lo que hayas lavado nadie tiene por qué darse cuenta.

La última pregunta la pones tú. ¿Qué hay que saber antes de reservar un albergue?

Volver