Confía en la improvisación cuando te pierdas en el camino

Algunas veces, cuando tengo ganas de ver algo más allá de mi barrio, símplemente cojo Google Earth y busco algo que parezca interesante para ver. Con la capa de fotografías de Panoramio, y un rato libre, enseguida podemos encontrar algún sitio que podemos querer ver.

Una vez decidido, establecemos un punto de partida para llegar hasta allí y en unos segundos ya tenemos cómo llegar. Sólo queda coger las llaves del coche, la cámara, y salir.

Pero no todo es color de rosas. En este tipo de mapas de carreteras, Google te da muchos datos que tal vez no necesites, y para lo que debería ser “Sigue todo recto hasta que llegues”, tenemos nada menos que diez “gira a la izquierda, y después a la derecha”. Un lío.

¿Cómo no perderse por el camino?

Cuando improvisamos un destino al que ir, podemos encontrarnos con que no tenemos ni idea de si hemos perdido el camino correcto, o si nos hemos metido por un desvío que considerábamos bueno pero realmente no lo es. Por ello, os dejo unos consejos sobre cómo evitar perderse y encontrar el lugar al que queremos llegar:

  • No des demasiada importancia a Google. Echa un vistazo superficial, y quédate con los principales desvíos.
  • Ojea los pueblos de la zona, es importante que te quedes con sitios por los que deberías pasar para guiarte por si no supieras si te has pasado un desvío, o dónde puedes parar a preguntar sin que te miren preguntándote de qué hablas.
  • Si puedes, utiliza Google Street View, así reconocerás la zona cuando estés allí y sabrás exactamente por dónde parar.
  • Confía en las señales, a no ser que vayas a un descampado sin interés, es muy probable que lo que busques venga indicado por un mapa. Si vas a un descampado, busca el pueblo más cercano que puedas encontrar y prueba preguntando a la gente del pueblo cómo llegar. Esto, amigos míos, es como se ha llegado a todas partes toda la vida, todo un clásico más que probado y que funciona.
  • Nunca está de más un mapa, o una guía de carreteras por si la cosa se pone fea y realmente no sabes cómo volver. preguntar, como he comentado antes, es un buen método para llegar a cualquier parte, pero en el supuesto de que no encontraras a quién preguntar, necesitarás un plan B.
  • Por último recuerda: No todas las carreteras son iguales, y en distintos países pueden ser muy distintas. Street View no llega todos sitios y lo que para Google puede ser una carretera tu coche -o bici- puede verlo de un modo muy distinto.

Siguiendo estos pequeños consejos me ha ido bien casi siempre. Y cuando no, y me he perdido sólo he podido hacer una cosa: Disfrutar de las vistas -aún con un poquito de mala leche, la verdad sea dicha.

¿Qué haces cuando te pierdes? ¿Cómo encuentras lugares para ver? Cuéntanoslo en los comentarios.

Volver