Cómo llevarte tus recuerdos a casa sin aumentar el peso de tu mochila

Todos hemos pasado por el momento en el que hemos tenido que comprar regalos para alguien cuando estamos de viaje. A veces, estos “recuerdos” -que no lo son para el que no ha estado allí- pueden ser grandes, o frágiles, y sin embargo, perfectos para la persona a quien se los piensas regalar.

En un viaje de varios destinos, Es tentador comprar uno de estos “regalos perfectos” y pretender llevarlos durante el viaje para dejarlos en nuestro lugar de descanso mientras nosotros estamos dando vueltas por la ciudad. Sin embargo, esta nueva carga -que si no nos andamos con ojo, puede seguir creciendo- será una molestia tanto si lo tenermos que llevar aparte como si lo podemos llevar en la mochila, ajustándolo a alguno de los lados o buscando alguna solución parche, añadiendo además más peso a nuestra espalda o a nuestros brazos, e incomodándonos.

En Bélgica, compré un conjunto de 4 cervezas autóctonas para traer a casa. En aquella, como en muchas otras tiendas, permiten enviar tu compra a casa directamente desde la tienda, pagando el porte de los gastos de envío, y eligiendo la fecha en la que más o menos quieres que te llegue el paquete.

Ten en cuenta que en una tienda no te van a guardar el paquete para que lo recojas en casa en 6 meses, pero a lo mejor para un viaje del que aún te quedan 3 o 4 días, que es más o menos en los días en los que uno se dedica a estos menesteres, te conviene que te lleguen cuando vas a estar en casa.

No dudes en preguntar en las tiendas si te pueden enviar el pedido a casa, en la mayoría de tiendas de ciudad -donde venden souvenirs- seguramente lo tendrán. Si no, siempre puedes enviartelo a casa por tí mismo.

¿Regalas algo cuando vas de viaje? ¿Qué sueles regalar?

Volver