Callejeando por Bangkok

Día 3: Me levanto, cojo el iPad, y vamos a ver qué es lo siguiente. Koh Tao parece caro, qué podemos hacer? Ya está: Krabi, Ao Neng Pier, y de ahí a Tonsai Beach. Pero primero, un pateo por el campamento base: Bangkok. Que mucho verlo pero poco fotografiarlo. Y aquí va:

Esta es la pinta que tenía la callejuela donde estaba el hostal. No veas qué tembleque las pasarelas de madera, no daban mucha confianza no.

Aquí el amigo me vio con la cámara y no tuvo vergüenza en pedirme que le hiciera una foto. Y yo encantado claro, qué majete.

Las señoras pasan la tarde haciendo triángulos con el arroz en hojas. Luego no lo he visto en ningún lado para comprarlo, aunque por cómo se comen las moscas el arroz y lo poco que les importa a las señoras, tampoco me lo llevaría a la boca.

El tema de los altares es una constante en las callejuelas de Bangkok.

En éste restaurante me comí este pedazo de plato de sopa de pescado, cerdo frito, y no sé qué más. Estaba súper bueno y por 30 irrisorios Bahts, el plato más barato y abundante que he comido desde que he llegado.

Nuestro amigo haciendo una parada técnica para echar una siesta con el motor encendido. Crack.

El buffet.

Los Tuk-Tuk. Que no te pillen los conductores porque tienen cuerda para rato.

Volver