Ahorrar en alojamiento durmiendo en la playa

Todo el que viaja de mochilero lo hace por varias razones, y una de ellas es sin duda el preupuesto. Todos buscamos sacar el máximo partido a nuestro dinero tanto en alimentos, como en diversión, como en alojamiento.

Por estas razones, no nos importa muchas veces dormir en aeropuertos, en trenes, en coches, o en cualquier otro lugar.

No ha sido una vez ni dos las que he escuchado a alguien hablar de dormir en la playa para ahorrar costes, y ciertamente es una idea bastante romántica si eres así de bohemio. Sin embargo, en la mayoría de lugares, dormir en la playa es ilegal, y peligroso, habitualmente más peligroso que ilegal.

Las tareas de mantenimiento de las playas se hacen primordialmente por la noche, tanto limpiar como batir la arena para que esté mejor por la mañana, y es aquí donde viene el peligro, ya que esto lo hacen máquinas cuyos conductores pueden no verte y llevarte por delante.

Por otra parte, las playas son habituales zonas de botellón, y nunca hay que descartar la posibilidad de que haya cristales rotos que no veas y te acabes clavando. Es poco probable, pero está ahí.

Por otro lado, aunque suena genial, las noches en las playas pueden dar un girón inesperado haciéndote pasar mucho frío. No descartes esta posibilidad, por mucho calor que notes.

Si aún así quieres dormir en la playa cuando viajes, las playas que pueden escaparse a este tipo de prácticas suelen ser las de más difícil acceso, que normalmente son, aunque no siempre, aquellas en las que te bañas y no hay socorristas.

Si estás decidido, yo que tú sacaría el saco de dormir y dormiría dentro, intentando hacer hueco en la arena para tu cuerpo y para que la cabeza y el cuello quedaran bien reposados. Eso sí, ¡no creo que te libres de llenarte de arena!

¿Alguna vez has dormido en la playa? ¿Cómo te resultó la experiencia?

Volver