Las 10 claves imprescindibles para viajar sin estrés

No sé tú, pero yo me vuelvo paranoico con la idea de perder mi vuelo, o el bus, o el tren. Me puede. Simplemente mi cabeza empieza a pensar que aunque he dejado tiempo por si pasa algo, no va a ser suficiente.

Por esto me he vuelto un poco sistemático antes de salir de viaje.

Por ejemplo, antes de ir a Tailandia, me busqué un seguro de viajes IATI -si los usan todos mis amigos, tendrán que ser buenos- para no tener ningún problema con el tema médico.

A la hora de hacer la mochila, la abro toda del todo, y siempre dejo un bolsillo abierto cuando falta algo por meter. Siempre lo guardo todo de la misma forma, así que si hay algo abierto es porque hay algo fuera.

Con el tema de los billetes, seguro que te acuerdas de cuando lo de imprimir era imprescindible. Siempre los dejaba bajo el móvil y la cartera bien visibles en el escritorio. Hoy por hoy, por suerte, los billetes electrónicos están a la orden del día. Igualmente, los meto en passbook, hago que el mail me los devuelva a la bandeja de entrada a la hora concreta con Mailbox, y los copio en Dropbox. Y seguro que si eres paranoico como yo, tendrás algún truco más -que te agradecería si me lo contaras-.

Y cuando el tema es de volar, en fin. Tú y yo sabemos que los aeropuertos son un tostón, las compañías -algunas- un peligro, y lo de volar una lotería: Igual llegas puntual y contento por tu vuelo que apareces en otro destino distinto al tuyo.

A mí me ha pasado. Un retraso de 8 horas que -según la compañía que no debe ser nombrada- no tiene derecho a indemnización. Por suerte, ahora podemos darles más por saco con cosas como flightright, que se dedican a hacer todo el papeleo que a los meros mortales se nos hace tan cuesta arriba.

Y luego por ahí cada uno me ha ido contando sus historias:

  • “Yo me pongo fina a gin-tonics”. Esta era una muy graciosa.
  • “Yo me pongo fina a vinos”. Esta era amiga de la primera.
  • “Yo me enchufo un valium y si no me quedo grogui, al menos me lo paso bien”. Este siempre estaba con alguna similar.
  • “Yo soy incapaz de mantenerme despierto en un avión”. Este podría ser yo, pero no.
  • “Me llevo la tablet y veo una peli”. No es muy imaginativo, pero puestos a contaros lo que hacen por ahí…
  • “Curro sin parar, viajando es cuando soy más productivo” Sí, fijo.

Muchaschos, no intentéis esto en casa. Al final todo se resume a esto: Llega con algo de tiempo al avión, no tengas prisa en ser en primero en esperar en la cola. No te aburras durante el viaje -charlar, lo recuerdas?-, y al llegar, no pierdas de vista tu maleta/mochila/macuto/bolsa. Y si tu destino es una playa como la que te enseño, mucho mejor.

Que viajar es muy bonito como para hacerlo estresado.

(Si alguien quiere añadir su manía a la hora de echarse un viaje, lo puede hacer en los comentarios).

Volver